Somos la norma (o sea, Somoh la Nolma)

Publicado: 24 marzo, 2012 en Cuba, República Ultramarina de Regla
Etiquetas:

 

Se me han acercado varias personas intrigadas por la Academia Reglana de la Lengua Española, la ARLE, y lo que ella hacía y pensaba. Hay que decir que a la ARLE le va muy bien. Oficialmente, la ARLE reconoce que el español hablado en Regla es el español cubano, y que este a su vez es un dialecto del español caribeño. A partir de ahí, la ARLE decidió hacer lo que la Academia Cubana de la Lengua no hizo, que fue aprovechar las características del español cubano para difundir la cultura, asumiendo la condición caribeña.

No, dice la ARLE, la ACL se lanzó gustosamente en el camino de la colonia cultural. Excepto el seseo y el yeísmo, que son comunes a todo el español americano, se avergonzó de todas la características del español cubano. De vez en cuando, se escuchaban en Cuba maestros hablando de la distinción b-v, o haciendo un dictado pronunciando las zetas como en España. Se machacaba el vosotros en las escuelas. Anatema sobre nuestras eses aspiradas. Pronto hasta el uso de “de que”, que es correctísimo, fue llamado de vicio de habanero. La confusión de r-l era un problema de logopeda, y nuestras consonantes geminadas eran lo peor de lo peor. En vez de editar un Diccionario Cubano, se impuso el DRAE y las normas de la Academia Española. Los anglicismos eran perseguidos.

Nada de eso, dice la ARLE, nuestra lengua es el mejor español para aprender. ¿Cómo así? Pues es muy simple, sólo basta deshacerse del complejo de inferioridad y ver las cosas objetivamente.

El español más hablado

Existen en el mundo de 400 a 500 millones de hablantes de español como lengua materna. Cuba, a diferencia de la propia España y de los países americanos, no tiene otra lengua. A diferencia de Argentina, Costa Rica o Uruguay, en vez de elevar la variante cubana a lengua nacional, la rebajaron. Sin embargo, el español caribeño merecería ser la norma del español. Veamos primero este cuadro, con las principales variantes del español y los hablantes (las cifras son aproximadas):

Variante Hablantes (Millones) % del total
Español 508 100
Caribeño 176 34.6
Mexicano 110 21%
Andino 65 12.8
Argentino 44 8.7
Centroamericano 42 8.3
Castellano 40 7.9
Chileno 17 3.3
Andalús 8.5 1.7
Filipino-Chabacano 2.5 0.5
Canario 2 0.4
Ecuatoguineano 1 0.2
Otros ¿? ¿0.6?

 

Es decir, que la variante Caribeña es la más hablada en términos absolutos, y que cualquier norma debería tener en cuenta los tres grandes centros: caribeño, mexicano y andino, y quizá al argentino y centroamericano.

Además, resulta claro que tratar de imponer en una norma características que se dan en menos del 8% de los hablantes, es pura y simplemente pedantería. Nada de distinción s-c, lleísmo (léase lieismo), eses apicales, des y tes interdentales. El que quiera aprender dialecto castellano, que lo aprenda, pero sin duda alguna no estará aprendiendo una norma cosmopolita. Ahora, ¿cuáles son las principales diferencias que distinguen a los dialectos? He aquí las principales, y luego veremos cómo se comportan en cada uno.

Principales Rasgos de los Dialectos Españoles

Aspiración de la ese final: pronunciar las eses de final de sílaba y palabra como un sonido glotal, similar o más suave que la h inglesa: Loh niño(h) por los niños; bahta por basta. También aspiración de la h inicial, hombre y no ombre.

Nasalización de las vocales: las vocales seguidas de m y n se nasalizan: elloh cantã, en vez de ellos cantan

Yeismo, pronunciar la “y” y la “ll” con sonido de y. Lleismo: conservar el sonido original de la “ll”, igual a la lh portuguesa, más o menos como li (lluvia sería liuvia). Sheísmo, ambas se pronuncian como sh.

Betacismo: pronunciar igual la b y la v, es lo correcto en la norma actual, pues el sonido v como la v inglesa se perdió hace siglos, hoy sólo se da mayormente por influencia de otras lenguas.

Leniciones: son pronunciar los sonidos más suaves: de la ch: la ch original se pronuncia fuerte, la tch de las otras lenguas. La lenición sería pronunciar como sh. De la jota-ge: el sonido fuerte original se suaviza a una jota suave o incluso a una h aspirada, como en ingles. [χ] pasa a [x] y a [h]

Leísmo: confundir el pronombre del complemento directo (lo vi) con el del indirecto (le vi)

Seseo: pronunciar la s-c-z como ese (esta ese es distinta de la ese en la península)

Voseo: usar el pronombre vos, con una conjugación propia

Ustedes vs Vosotros

Elisiones: pérdida de alguna letra

Confusión de líquidas: intercambiar r y l

Geminación: cambiar r y l cuando están antes de consonante por la misma consonante: ardiente: addiente, altivo: attivo,

Uso del pretérito compuesto: para acciones recientes o que tengan efecto hasta hoy, o sólo para las que tienen efecto hasta el momento (“he trabajado este año” o sólo “trabajé este año”).

Con eses trece rasgos, podemos ver lo siguiente:

 

Dialecto s-h a-ã y-ll b-v Ch-sh j-h Leísmo Seseo Voseo Uds – Vst Elisiones r-l Geminación Pretérito

Simple o compuesto

“Norma actual” s a y-ll b ch [χ] No No Vst no No No Ambos
Caribeño h ã y b sh h no No Uds  simple
Mexicano s a y b ch [x] no No Uds no no +simple
Andino s a ll-y b ch h No si No Uds +simple
Argentino h a sh b ch h no si Uds No No +simple
Centroamericano s a y b ch h no Uds no no +simple
Castellano s a y-ll b ch [χ] no No Vst no no Ambos, + compuesto
Chileno h a y b-v sh h no si Uds +simple
Andaluz h ã y b sh h No No Uds + compuesto
Canario h ã y b sh h No No Uds simple

 

En el caso del Andaluz, tiene muchas más irregularidades fonéticas, gramaticales y léxicas. El mexicano tiene otras irregularidades gramaticales, y el uso de dos consonantes más, ts y tz, provenientes del nahualt, Además, en el sur de México se aspira la ese a h.

Un dialecto que es universal

Vean que algunos rasgos del español Caribeño son mayoritarios en el español en general, aunque algunos no se consideren norma: yeísmo, betacismo, lenición de la j a h, ausencia de leísmo y voseo, seseo, uso de ustedes, elisiones, geminaciones, confusión de r-l, uso de los pretéritos. También son mayoritarios la aspiración de la ese a h y la lenición de la ch, considerando que muchas de los dialectos que hemos señalado como que no, poseen zonas que sí ocurren estos fenómenos. El único rasgo que no es mayoritario es la nasalización de las vocales ante n y m (y la consiguiente velarización de la n final), pero en general en español esas vocales se nasalizan levemente, y la característica presente en el español Caribeño es una nasalización más fuerte, de modo que en realidad no es muy distinto.

Así pues, ya lo sabe. Si quiere aprender un dialecto del español universal, cosmopolita y que es lo más cercano a una norma real, ¡Aprenda español del Caribe, aprenda español reglano!

O mejor:

No yoreh, no te preocupeh, Sé ũ mushasho ĩtelihẽte, usa loh sapatoh biẽ puehtoh y amarra’oh, oye nuehtroh aggumẽtoh ¡Aplẽde ehpañol del Calibe, aplẽde ehpañol reglano!

 

Anuncios
comentarios
  1. Gervasio P. dice:

    Interesante artículo, colega micronacionalista.
    Sin embargo, creo que debería hacer una pequeña corrección: cuando se refiere al dialecto “argentino”, creo que quiere decir el “rioplatense”, más bien.
    Explico: la variante del español hablada a orillas del Río de la Plata (he de incluir a la totalidad del territorio uruguayo) difiere de la hablada en el interior de la Argentina. La diferencia más notable, la principal, entre ambos dialectos es la presencia del “sheísmo” en el primero (como fue correctamente señalado), mientras que en la variante utilizada en el interior, se presenta el yeísmo. También existen algunos otros elementos diferenciadores, como la pronunciación (o no) de la s, c, etc.
    En fin, me gustó este artículo. Siga bien, difundiendo la cultura de la República.

    Saludos,

    Gervasio

    • dayrom dice:

      En efecto, las características del dialecto que llamamos “argentino” en el post son en realidad del rioplatense, pero por mor de la simplicidad lo rotulamos así. Como sabrá cualquiera que hable español, cada una de esas variantes es, en propiedad, hablada con esas características por menos hablantes de los señalados, pero traté de resumir en torno a los núcleos centrales. Así, por ejemplo, el mexicano del norte presenta lenición de ch a sh, el del sur voseo, etc. Donde quizá se vea más en en lo que llamamos “español andino” que es mucho más fragmentado. Por supuesto, eso sólo apoya el mayor peso específico de la variante caribeña, con perdón de los otros dialectos.

Deja una respuesta, comentario o teque...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s