Archivos para septiembre, 2011

Ej jelajo conorde

Publicado: 26 septiembre, 2011 en República Ultramarina de Regla

“El relajo con orden” es como se traduce más o menos el nombre de la forma político-económica de Regla. Por diversos factores históricos (como estar hasta la coronilla de la burocracia de los tiempos cubanos, odiar la burocracia, no querer ir a oficinas, pereza para rellenar declaraciones de impuestos…), en menos de cinco años tras la independencia Regla adoptó lo que llamó de gobierno electrónico: transfirió todos los poderes legislativos a la totalidad de los ciudadanos, por lo que no se elige Parlamento ni nada parecido. Una serie de sitios oficiales y leyes especiales regulan la iniciativa legislativa (que sólo se ejerce por la firma digital de un número de ciudadanos que varía según los Estados federales). Cualquier ciudadano puede proponer una ley, por lo que una profesión muy novedosa en Regla es la de “adaptador legal”, que traduce lo que el cliente quiere a un anteproyecto de ley.

El núcleo central es, por supuesto, un sistema de seguridad informática y una brutal digitalización del país. Actualmente los 9 km2 de la Ultramarina son cubiertas por wifi gratuito, todos los equipos vendidos en el país tienen lector de tarjeta de identidad y todo el sistema económico y financiero es automático: el yemayá es una moneda virtual, todas las transferencias entre personas naturales o jurídicas es electrónica y las informaciones son utilizadas para calcular automáticamente el impuesto anual.

De más está decir que si hubieran planificado no serviría. El sistema sólo funciona por que los reglanos tiene confianza en él. En realidad, debido a las reglas hiperdemocráticas, los detalles y leyes varían de Consejo a Consejo, por lo que al final el sistema es un relajo, sin mucho orden, pero nadie parece extrañarlo.

Regla tuvo una historia sufrida hasta su independencia. Por ejemplo, todo el mundo sabe que el nombre indocubano original era Guaicanamar, que significaba “frente al mar”. Se dice que pertenecía al cacicazgo indio de Guanabacoa (lugar de las aguas). Ya desde aquella época Regla era un cacerío periférico. Cualquiera que conozca Regla sabe que Guanabacoa está lejos cantidad, no hay modo de identificarse como parte de ella.

La fundación de la Regla moderna fue el  3 de marzo de 1687, cuando el Marqués de la Real Proclamación, Don Pedro Recio de Oquendo, dona al peregrino Manuel Antonio, de Perú, un pedazo de tierra para la construcción de una Ermita a la Virgen de Regla. Al parecer el Marqués consideró que la tierra no valía para nada. Si hubiese sido inteligente hoy el puerto de la Habana sería el puerto de la Real Proclamación. Comoquiera que sea, vender cosas alrededor de la ermita fue un buen negocio, y así comenzaron los asentamientos humanos. Esta tradición se perpetúa en los numerosos vendedores, tiradores de cartas y de caracoles que actúan al lado de la Iglesia.

En el mapa de 1858 se dice que la mayor longitud del pueblo era de 900 varas y la mayor latitud de 1756 varas. La superficie plana era de 1352 varas. Hoy es de 9 km2, tras el Sistema de Tratados de la Ciruela que reconocieron la independencia, donándose 200 metros cuadrados a Cuba, por lo que la actual República no coincide enteramente con el antiguo municipio.

Los asentamientos urbanos de Regla y Casablanca integrantes del antiguo municipio cubano eran barrios del municipio de La Habana. En el caso del pueblo de Regla ésta situación varió en 1812 cuando se crea un ayuntamiento que es suprimido en 1814, vuelve a constituirse en 1820 hasta 1823. En 1866 se vuelve a obtener la condición de municipio hasta 1901. En 1912 se restituye esta condición al territorio. Casablanca siempre perteneció a La Habana, por eso es que la corriente política conservadora es más fuerte allí. Casablanca pasó al municipio Regla con la división política administrativa de 1975. Sin embargo, todas las propuestas de secesión del Estado de Casablanca han sido derrotadas en pleisbicito. A fin de cuentas, el rumor de la desintegración del municipio precipitó la Rebelión Reglana.

La gente en Regla siempre fue muy rebelde. Los marineros, en 1833, se negaron a pagar el impuesto por trasladar pasajeros y mercancías entre Regla y La Habana. De ahí parte la repulsa reglana al pago de impuestos en las actividades por cuenta propia. También se organizaron, después de 1860, siete  Sociedades de Socorro que en Regla independiente se considera funcionan mejor que la Seguridad Social estatal cubana. En 1834 se fundó el Gremio de Toneleros quien protagonizó en 1876 la primera huelga organizada en Cuba. La huelga de 1879 contra el monopolio petrolero “Belot”, las realizadas en los almacenes de Regla, la obtención, después de varios años de lucha, por el Gremio de Calafateros de la jornada de 8 horas, la fundación del sindicato en 1910 por los obreros metalúrgicos y mecánicos de los talleres “Pessant” y la inauguración de un monumento a los Mártires del Trabajo el 1ro de mayo de 1913 en la Plaza Guaicanamar. Sobre esa misma fecha pero en el año 1921, el proletariado reglano obtuvo, con el beneplácito del alcalde Antonio Bosh y Martínez, un decreto alcaldicio en el que se consideraba el 1ro de mayo como una conmemoración universal. Tres años después, el 24 de enero, este mismo alcalde, dicta una resolución en la que determina plantar un olivo como recurso al “Gran Ciudadano del Mundo”, V. I. Lenin, al cual asistieron muchos pobladores. Este hecho quedó plasmado en la historia como el primer monumento a Lenin fuera de Rusia. Durante la dominación del gobierno revolucionario cubano, para continuar esa tradición obrera, las huelgas estaban prohibidas, se trabajaba más de ocho horas diarias sin paga extra (para eso se le daba el nombre de trabajo voluntario), el 1 de mayo eran obligados a desfilar en La Habana y no hubo más alcaldes ni mucho menos resoluciones que no viniesen de las instancias superiores. Una tradición importante bajo la Regla cubana fue el secuestro de lanchas para huir a Estados Unidos, que dió origen a la importante comunidad reglana de Miami.

Sin embargo, una gran parte de las características culturales que se conservan en la República que tienen origen en el período cubano de Regla. La disputa con Guababacoa y Salvador de Bahía de capital mundial de los cultos sincréticos de origen africano, el hecho que en Casablanca hay más católicos y tienen menos influencia de las culturas africanas. El Protestantismo (bautistas y pentecostales en Regla y bautistas y adventistas en Casa Blanca). La influencia de Testigos de Jehová en el Reparto Unión. Las sociedades fraternales formadas por hombres como las potencias abakúas (existen alrededor de 23 juegos y su presencia en Regla data de 1836) y la masonería (existen 4 Ordenes Fraternales, una de ellas en Casa Blanca)). La transportación por mar, la pesca deportiva, el furor por el béisbol y sofbol. Y unas ganas tremendas de hablar mal de los habaneros…

Quien esté interesado en la Regla cubana puede consultar el sitio, que inspiró este post y de donde tomé los datos:  Guaicanamar, vida cultural de Regla y Casablanca: http://www.sancristobal.cult.cu/sitios/mun/sitio-regla/

La nación “invencida”

Publicado: 23 septiembre, 2011 en Cuba

Donde más le dolió a Cuba la separación de Regla fue en el imaginario popular.  A fin de cuentas, había perdido una guerra con una nación de… 9 km2!

Lo curioso fue que, haciendo un esfuerzo, los periodicos cubanos decidieron acordarse del periodismo investigativo y hasta se alegraron con lo que hallaron: Cuba no perdía una guerra desde la independencia en 1902. De hecho, la última derrota había sido en 1879, la Guerra Chiquita. Había ganado todas de ahí en adelante:

– la guerra de independencia den 1898

– la Primera Guerra Mundial

– la Segunda Guerra Mundial

– las Guerras Africanas, que nunca fueron oficialmente declaradas pero que militarmente no fueron tan mal:

Argelia (1962, por cierto, cumpliendo un pacto de ayuda mutua entre el M-26-7 y los rebeldes argelinos, menos mal que en Cuba ganaron primero, ustedes se imaginan argelinos en la Sierra Maestra?); Congo-Brazzaville, 1965; Guinea Bissau del 65 al 74; Angola y Namibia del 75 al 90; Etiopía 1978, y algunas más que se me escapan.

Por cierto, que a Cuba con las guerras mundiales le pasó como con el Nóbel, que lo “ganó” un varios cubanos… como parte de la Cruz Roja y del Panel de la ONU sobre Cambio Climático. Como parte de una coalición, se nota menos.

Entonces los cubanos comenzaron a lamentarse: más de 150 años sin perder y ahora Regla les paraba el invicto…

Como muchos países, ese complejo de inferioridad fue compensado con un nacionalismo exaltado. Comenzó a hablarse de la “nació inbencida” (nación invencible en cubanés) y de la fundación de la Gran Cuba. Esta reuniría: “todos los territorios hoy extranjeros que alguna vez pertenecieron, dependieron o fueron descubiertos por Cuba”.

La cosa va para largo, pues la lista exahustiva sería: la III República de Cuba (la fundada tras la secesión de Regla), la República Ultramarina de Regla, México Central y Yucatán, por las expediciones cuando Cortés era Gobernador de Cuba; Florida, por que Hernando de Soto era Gobernador de Cuba; la islita de Navasa, Jamaica, las Bahamas, ciertos quilombos angolanos que fueron gobernados por cubanos desertores cuando las guerras. Se está pensando si incluir a Sidney, pues un cubano fue alcalde de la ciudad en el siglo XIX (naufragó en Australia).

Pero no juzguemos tan duro a los cubanos. En un mundo donde alguien quiere crear el Imperio GEnerador Socialista Hispánico  (http://izquierdahispanica.org/2011/imperialismo/, hay que bajar un poco si no no se ve), una Gran Cuba no parece tan loca.